¿Qué es?

El chancro del castaño es una enfermedad que afecta a gran parte de los castañares del norte de España. Es una enfermedad producida por el hongo Cryphonectria parasitica, patógeno de heridas, es incapaz de invadir tejidos sanos, penetrando a través de heridas de distinta naturaleza. La presencia de la enfermedad es muy frecuente en los castañares asturianos, siendo una imagen habitual y fácilmente reconocible a distancia, pues los árboles afectados muestran ramas secas.

¿Qué síntomas presenta?

El más característico es la presencia de chancros sobre el tronco o ramas, que impide la circulación de la savia, lo que conlleva la muerte de brotes o ramas, pudiendo verse en los árboles infectados las puntas secas . El estado de abandono de nuestras castañares hacen que esta enfermedad sea aún más potente.

Métodos de reproducción

La reproducción asexual se realiza principalmente a través de insectos, aves, lluvia y caracoles, mientras que en la reproducción sexual son diseminadas por el viento. En condiciones de humedad elevada, los picnidios liberan esporas asexuales (conidios) englobadas en un material viscoso, que forma cadenas retorcidas de color amarillo denominadas cirros. La emisión de conidios se produce de forma mas abundante en primavera y en otoño.

Zonas donde afecta el Chancro

Fue visto por primera vez en EE.UU en 1904 y 35 años más tarde en Italia, donde se extendió a toda Europa. En España el primer caso se dio en la década de los 40 en Galicia y en el País Vasco. Desde entonces el Chancro se ha extendido de tal manera que es muy difícil controlar su expansión.

¿Qué métodos de control se utilizan ?

En áreas de castaño ya afectadas, la propagación de C. parasitica se intenta limitar mediante la eliminación de árboles sintomáticos o ramas afectadas, la desinfección de herramientas y la destrucción de restos de poda mediante quemas. Generalmente estas medidas no surten el efecto deseado debido a la facilidad con la que el patógeno se propaga.

No existe ningún método eficaz cultural ni químico de control de C. parasitica, ni ningún cultivar de castaño europeo tolerante o resistente a la enfermedad. En la practica, la introducción y diseminación de la enfermedad en áreas libres de chancro se evita mediante medidas preventivas. La legislación europea prohíbe el transporte de castaños sintomáticos en su territorio y establece la obligación de los productores de planta de poseer un Pasaporte Fitosanitario CE en caso de venta.

Al aislar el hongo de árboles en los que el chancro parecía estar remitiendo, se encontraron cepas que presentaban una virulencia, conidiación y pigmentación más bajas que las cepas virulentas normales y a éstas se les llamó cepas hipovirulentas (hv). La característica que define las cepas hv es la existencia de un hipovirus de ARN de doble cadena que se replica en el citoplasma del hongo y es el responsable de la pérdida del poder patógeno. Se han descrito tres hipovirus CHP1-3 que tienen diferentes características de movilidad.

Las cepas hv inoculadas en un chancro activo, podrían producir la cicatrización del mismo, ya que el virus puede pasar de una cepa hipovirulenta a otra virulenta con la que sea compatible gracias a la anastomosis hifal, mecanismo por el cual un hongo intercambia información con otro con el que entra en contacto siempre que ambos sean compatibles. Cuando dos hongos son compatibles se dice que pertenecen al mismo grupo de compatibilidad vegetativa (GCV). La incompatibilidad vegetativa entre cepas de C. parasitica puede limitar la diseminación del hipovirus.

Autor: Marta Sánchez Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.