Hablemos del Mar Menor

Si buscas en Google o en la Wikipedia nos hace un recorrido por las características del Mar Menor: Se trata de una albufera (cúmulo de agua salada), la diferencia de ésta con una laguna costera o laguna litoral se encuentra en que el Mar Menor está en comunicación permanente con el mar Mediterráneo por diversos canales o golas, mientras las lagunas litorales están aisladas.

De forma semicircular, el Mar Menor está separado del mar Mediterráneo por una franja de arena de 22 km de longitud y de entre 100 y 1.200 m de ancho, denominada La Manga del Mar Menor. En su perímetro litoral cuenta con 73 km de costa, en la que se van sucediendo playas de aguas transparentes y poco profundas (la profundidad máxima no es superior a 7 m), y tiene 135 km² de superficie.

¿Qué está pasando con el Mar Menor?

Hay varias versiones, unos apuntan a que después del paso de DANA por la región, el Mar Menor esta sufriendo las consecuencias, por la cantidad de agua caída y la contaminación que este fenómeno meteorológico dejo a su paso. El oxígeno que este agua contenía se volvió insuficiente para la vida marina con la consecuencia que esto supone: la muerte de millones de peces y otras especies marinas.

La otra versión es que la contaminación por los abonos de la agricultura de ganadería y el urbanismo desaforado están detrás de la catástrofe medioambiental, que lleva desde el 2016 (cuando la laguna lanzó su primer grito de auxilio) en que las aguas se volvieron verdes por el fitoplancton y la luz no llegaba al fondo con la consecuencia de que el 85% de la vegetación llegó a desaparecer.

Los expertos en la laguna sitúan el origen del desastre en la gestión de la tierra que rodea las 17.000 hectáreas de la masa de agua. Sobretodo apuntan a la agricultura intensiva que ha contaminado el terreno y las aguas subterráneas con nitratos procedentes de los abonos, que acaban en el mar Menor y lo eutrofizan [suben los nutrientes que hacen crecer al fitoplancton, provocando una disminución del oxígeno]. La poca o nula planificación urbanística con unas redes de saneamiento mal diseñadas multiplica el problema, que se está cronificando de tal forma que “en cualquier momento se pueden volver a desencadenar episodios agudos de mortandad”, advierte Juan Manuel Ruiz, científico del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

La solución, está en el aire

Después de recoger toneladas de peces y crustáceos muertos, es la hora de buscar soluciones a esta situación, ya que se puede repetir en cualquier momento (dicen los expertos), la “mancha” sin oxígeno que se originó en la mayor laguna de agua salada de Europa ha desaparecido, pero eso no significa que no pueda volver a originarse en cualquier momento.

Se han abierto diferentes tipos de investigaciones para determinar lo sucedido hace unas semanas, pero sobretodo para buscar la mejor solución a esta catástrofe medioambiental.

Medidas que podemos tomar para no contaminar

Desde AmbientalGFM estamos muy concienciadas con el cuidado del medioambiente, por eso desde aquí lanzamos un llamamiento a todos/as para que de una manera u otra con simples gestos cuidemos un poco mas de nuestro planeta. Ya sea desde casa reciclando todo lo que podamos, cuando salgamos al campo o playa recogiendo nuestros desechos e incluso colaborando con asociaciones o ayuntamientos que ponen en marcha programas de voluntariados para limpiar zonas afectadas por el mal comportamiento o la poca conciencia de personas, que no saben el daño que hacen a nuestro planeta con el simple hecho de no recoger sus desechos. Os animamos a que con pequeños gestos ayudemos a que este tipo de errores, como los que hemos comentado en este artículo, se minimicen. GRACIAS!

Autor: Marta Sánchez Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.