Mapas de riesgo de inundaciones fluviales

La inundación fluvial ¿previsible?

Hace poco hemos estado pendientes de los fenómenos catastróficos de inundación fluvial ocurridos en España y a los que dedicamos un artículo hace unas semanas.

Es creciente la preocupación entre propietarios cuyos intereses lindan con ríos o arroyos u ocupan terrenos de vega. 

El uso de Mapas de peligrosidad por inundaciones es una interesante herramienta para interpretar estos fenómenos de riesgo. 

Además, serán útiles como referencia para orientar las medidas de protección de cultivos e infraestructuras y en las acciones en reglamentación de uso de suelo y ordenación del territorio. La inundación es un fenómeno con el que debemos contar y nosotros debemos conocerlo para poder actuar con sensatez.

Mapas de peligrosidad por inundación fluvial del MITECO

Ahora mismo están disponibles los Mapas de peligrosidad por inundaciones fluviales que han sido elaborados por los distintos Organismos de Cuenca en el marco de la Directiva que transpone al derecho español el RD 903/2010, de 9 de julio, de evaluación y gestión de riesgos de inundación.

Según lo dispuesto en esta normativa, los mapas de peligrosidad se elaboran para tres escenarios de probabilidad de inundación, alta (asociada a un periodo de retorno de 10 años), media (periodo de retorno de 100 años) y baja (periodo de retorno de 500 años).

En ellos se pueden observar, para cada periodo de retorno, la extensión previsible de la inundación y la profundidad del agua en la zona inundada.

La “Guía Metodológica para el desarrollo del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables” desarrolla la metodología a seguir para generar la cartografía de dominio público hidráulico y las zonas inundables. 

Podemos acudir a estas fuentes para comprender el comportamiento de nuestras cuencas y aprender a gestionar el espacio que ocupamos.

Herramientas a nuestro alcance 

Una opción para crear nuestras propias simulaciones de riesgo de inundaciones fluviales es manejar MDT obtenidos a partir de nubes de puntos.

Puedes utilizar programas de SIG para simular sobre el MDT la inundación e interpretar la crecida del nivel del agua en las cuencas.

Imagen de un MDT sobre el que se ha hecho una simulación del riesgo de inundaciones fluviales
Extracto de una simulación de aumento de nivel de agua.

No olvides que, al analizar este tipo de comportamiento del agua, hay que tener en cuenta, además de los factores que son perceptibles en estos mapas,  otros factores que influyen en el crecimiento de aguas como pueden ser:

  • Densidad y tipología de la cubierta vegetal (intercepción)
  • Litología del sustrato (permeabilidad)
  • Capacidad de retención de suelo y subsuelo (infiltración)
  • Existencia de acuíferos
  • Elevación del nivel freático
  • Presencia de infraestructuras
Lo realmente peligroso no son las inundaciones sino la mala gestión de los medios fluviales

Las consecuencias en el medio biótico pueden causar la muerte y arrastre de innumerables seres vivos y alterar los crecimientos demográficos de numerosas especies.

No obstante, las crecidas renuevan el medio fluvial y sus hábitats y hay que tener en cuenta que la supervivencia de muchas especies requiere que se sucedan estas crecidas o inundaciones periódicas.

Estudiar la peligrosidad de las inundaciones es interesante para tomar las medidas que ejecutarán los planes de gestión de sistemas fluviales y permitir estas crecidas naturales periódicas sin causar desastres. 

La gracia de recuperar el equilibrio de los ecosistemas que, por acciones antrópicas, se desequilibraron. 

Si os apetece leer más sobre el riesgo hidrológico, recomiendo la lectura de CRECIDAS E INUNDACIONES COMO RIESGO HIDROLÓGICO. UN PLANTEAMIENTO DIDÁCTICO. Por Alfredo Ollero Ojeda.

Una respuesta a «Mapas de riesgo de inundaciones fluviales»

  1. También no olvidar que se pueden reducir los daños de éstas inundaciones con acciones, como conservar los márgenes de los ríos, evitar vertidos a los mismos, conservar vegetación de ribera… muchas inundaciones no se producirían. Bueno también hay que tener en cuenta las edificaciones en zona de riesgo de inundación, pero ese es otro tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.