Dehesa de Valgrande. Pastos y fieras

Sacamos este tema, porque pese a que tratará de unos asuntos de un ayuntamiento en particular, es un ejemplo claro de lucha por los aprovechamientos vecinales durante muchos años y en muchos concejos asturianos.

Leer estos asuntos legales para el común de los mortales es complicado y en este artículo intentaremos ser breves, por lo que pedimos disculpas si algunos hilos de la historia quedan poco desarrollados. Al final del artículo os dejamos la lista de lecturas para ampliar información sobre el asunto.

Cuando leáis estos textos, os llamará la atención que en las disputas algunas veces los usos y costumbres inmemoriables son intocables y cómo en otro casos los usos y costumbres antiguos son considerados contrarios al derecho actual y por tanto eliminables. Esto ya… pues empezamos:

VISTAZO ATRÁS

Situación de la Dehesa de Valgrande: Año de 1304, el Rey de Castilla otorga al Regimiento de Pavayás y Huerma (que es como se llamaba entonces a Lena y cuando aún no se había separado de Mieres) una Carta Regia en la que cede en enfiteusis todos los “realengos y cilleros” de la Corona para el aprovechamiento de los Vecinos de la Dehesa de Valgrande. A cambio, Lena, debía pagar 900 maravedíes al año.

Con esta cesión, la Corona pretendía que se poblaran esos montes zona de tránsito entre Asturias y León, favoreciendo una población estable que diera refugio y evitara la proliferación de fieras salvajes (así tal cual).

Durante años y varios reyes, pues se fueron ampliando concesiones por un lado, también se priva a Arbás de Derechos sobre la Dehesa y hasta se amplía un canon por cada 15 años de 1124 maravedíes además de los 900 del contrato inicial.

ESTADO DE SHOCK: DIVISIÓN Y LA AMENAZA DE DESAMORTIZACIONES

En 1837, como si la cosa no fuera realmente a tener consecuencias, los concejos de Lena y Mieres se separan. Quedando los vecinos de ambos concejos pastando por la Dehesa sin ninguna base legal que controlara el asuntillo.

La desamortización de 1855-1856, pone a los pastos en peligro y los concejos de Lena y Mieres luchan por exceptuar sus pastos de la venta. El Gobernador dice esto, dice aquello y total que solicita que cada concejo presente por separado su solicitud.

Lena entonces, presenta la solicitud de exención a la venta de 22 parcelas de la Dehesa, exponiendo que son aprovechados general, libre y gratuitamente por sus vecinos. El Gobierno dice OK.

Un rifirrafe encontraron con los pastos de La Ballota y Agueria, dado que los habían tenido en arrendamiento para algunos pastores trashumantes, pero aún así lograron Dictamen favorable no sin advertencia de olvidarse de arrendar.

Esto pasó y se concluyó en la Orden de 1837, sin que Mieres recurriera la sentencia que otorgaba el aprovechamiento de esos pastos a los vecinos de Ayuntamiento de Lena.

PLEITOS HASTA LA ACTUALIDAD

Desde ese año, se prohibieron ganados extraños a los lenenses en la Dehesa y los ganaderos mierenses perdieron sus cabañas.

Los pleitos se sucedieron con alegaciones de unos, otros, peritos de ambas partes, peritos terceros, intentos de negociación (Mieres intentó llegar al acuerdo de pagar la línea del Vasco de Ujo a Pola de Lena a cambio de mantener sus pastos). Pero todo quedó tal cual. La Dehesa de Valgrande, para uso y disfrute de los vecinos de Lena.

Para los vecinos, disponer de todos esos pastos de puerto, casi les hace perder las Morteras de Tuiza, estos pastos de propiedad mixta privado-comunal que según ordenanza debían abrirse los 10 de agosto, tras acotarse el 1 de abril de cada año. Probablemente al caer en desuso por la disponibilidad de los otros pastos, derivó en que no se cumplieran estas órdenes y el Ayuntamiento decidiera tirar los cierres. Esta jugada le salió mal al Ayuntamiento, que tuvo las de perder, dado que esas propiedades privadas y registradas eran ya intocables para él.

Todos estos asuntos, aunque parezcan literatura, son de rabiosa actualidad y en los peritajes sobre disputas u otros asuntos judiciales son fundamentales. Desde AmbientalGFM animamos a los profesionales de los montes a estudiar estos casos, para lograr un mayor conocimiento del medio en que nos hallamos.

Biblografía:

  • Revista Esquisa, nº3 de Enero de 1981 y nº4 de Marzo de 1981. Artículo de Enrique F. Lobo
  • Revista Ería, 1988. Organización del Espacio Histórico de Asturias. Fermín R. Gutierrez
  • Imprenta La Cruz, Oviedo. 1907. Los Pastos de la Dehesa de Valgrande. Pleito entre Lena y Mieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.