Educación ambiental como tema transversal

Educación ambiental en España, en breve brevísimo

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano de 1972 en Estocolmo, se reconoce el origen social de los conflictos medioambientales. Paralelamente se propone como estrategia imprescindible la Educación Ambiental.

En España arranca ligada al conservacionismo, a los movimientos de renovación pedagógica y de forma paralela a la Transición democrática. En los años 80, con la creación de las Autonomías se generaliza la puesta en marcha de programas y equipamientos de educación ambiental y la gestación y aprobación de la LOGSE en 1990, que incorpora la Educación Ambiental como tema transversal en el sistema educativo.

Principios básicos, de uno en uno

1.Es una experiencia continua de aprendizaje que implica a todas las personas en todos los aspectos de su vida. Debe plantearse con un enfoque abierto que permita a cada persona cuestionarse críticamente los problemas.

De modo que la propuesta  debería ser dejar de separar los conceptos Ciudad y Naturaleza. Y no llamar espacios verdes a zonas ajardinadas donde está “Prohibido pisar el césped”. 

Importante sería integrar los Centros Educativos en entornos rodeados de zonas naturales donde crear un vínculo de la educación y el entorno. Clases fuera del aula, labores de cuidado y conservación.

2.Participación en comunidad en prevención y resolución de conflictos ambientales.

Medidas coordinadas en el centro: contenedores dentro y fuera de las aulas, implicación del profesorado y de la dirección del centro. Todos reciclamos, no solo los alumnos.

3.La educación ambiental debe ser coherente y creíble, ofreciendo información clara y transparente.

Debemos de facilitar a los alumnos una vinculación con la educación ambiental más allá de los slogan o pancarta decorativa.

Relacionando directamente las diferentes asignaturas con la problemática real de contaminación y con los privilegios de contar con un medio natural sano.

Entorno humano

La Educación Ambiental es todo, desde el modo en qué concebimos nuestro entorno más próximo hasta cómo nos comportamos en él para convivir.

No debemos excluir la naturaleza de nuestro medio urbano. No debemos de pensar en la ciudad como en una isla y a parte la naturaleza.

El diseño de las ciudades debe ir cambiando para integrarse en un ecosistema, sin invadir un hábitat a base de ladrillazos.

Dotar a núcleos rurales de accesos seguros y facilitar comunicaciones y servicios. Evitará concentración de población en ciudades y crea hábitats humanos dispersos de fácil gestión.

Desde AmbientalGFM, animamos a crear espacios sostenibles, un diseño de hogares, centros educativos y centros de trabajo que facilite la gestión de los residuos generados.  Diseño de muebles o accesorios que hagan cumplir la normativa con comodidad e higiene.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.