Un Plan para el Urogallo que se hace esperar

Desde 2007 datos de numerosos estudios han dejado patente la fuerte regresión de las poblaciones del Urogallo en Asturias.

Los informes realizados por el Grupo de Especialistas en Tetraónidas de la UICN han calculado que quedan entre 250-300 machos. Además su población ha disminuido entre el 25% y el 50 % en los últimos 15 años. A estas cifras ha de sumarse que el hábitat que ocupan en la Cordillera está fragmentado y disperso.

Entonces, recapitulando datos de aquí y de allá… si en 2003 aprobaron el Plan de conservación del hábitat del Urogallo en Asturias, en 2007 se sabía que en este hábitat ya fragmentado contaron aproximadamente 400 ejemplares y cada año sólo se ha estado perdiendo población… ¿cuánto tiempo más van a esperar a aprobar un Plan de Recuperación del Urogallo?

Primero, la especie

El urogallo es una galliforme silvestre, emparentada con faisanes, pavos, perdices, gallos y otras aves terrestres. Vive en zonas montañosas con bosques claros y abiertos donde haya abundante sotobosque, herbáceas, puntos de agua y bayas para alimentarse. Suele dormir en nidos que forman las ramas horizontales de los árboles.

Es una especie boreal, de hábitat eurosiberiano que ha encontrado en nuestras altas montañas su casa, compensado el descenso latitudinal con el ascenso altitudinal.

Dicho así, deberíamos tener cabida para una población suficientemente estable para su mantenimiento. 

Continua ..

Segundo, la amenaza

La persecución de su caza, pese a la veda del año 1979 y la protección del 1986  ha dejado mella en sus poblaciones.

Por otro lado: la doble acción humana, una por exceso de actividades/infraestructuras que perturban y fragmentan su hábitat y la otra por defecto, el abandono de prácticas forestales que derivan en bosques sobremasificados e intransitables.

Sin olvidar, la espada de Damocles de las consecuencias del Cambio Climático, que empuja a buscar los requerimientos climáticos a mayores altitudes, donde no existe ya bosque para su abrigo o este se presenta demasiado ralo.

Imprescindibles
  • Concretar un área de distribución, para realizar tareas en todos los ámbitos que fijen la población actual de urogallos. Incluye hacer públicas esas zonas para el público general, con el fin de que aumenten las precauciones y participen en las tareas.
  • Identificar tareas realistas, que tengan un efecto directo sobre la población. Proteger estrictamente aquellas áreas de asentamiento donde esté revelada la presencia. Exigir estudios previos a la realización de actividades que puedan alterar la vida de los urogallos en estas áreas.
  • Gestión eficiente de los fondos destinados. ¬¬ Este igual debería ir el primero.

La presencia del Urogallo es escasa, pero no verlo no significa que no esté. Hagamos de nuestras actividades profesionales y de ocio, prácticas responsables y respetuosas con el resto de seres con los que compartimos espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.