Incendios forestales en un descuido

Los incendios forestales son temerosos, tanto por los daños inmediatos a la población y sus bienes como por la grave destrucción de las masas forestales: fuentes de recursos y hábitats de especies.

En muchos de los casos los descuidos y negligencias se cobran los peores desastres naturales que nos podemos imaginar.

“LEÑA MUY SECA, ARDE COMO YESCA”

Estas nevadas tempranas, cargadas e inesperadas han producido múltiples daños en las zonas arboladas y alrededores.

Quien circulara estas semanas por Asturias observaría múltiples ramas rotas, árboles descalzados y argayos de tierra y rocas.

Por un lado, los vecinos han realizado el aprovechamiento de esos restos, colaborando positivamente en la limpieza de estos tramos de caminos y carreteras.

Pero por otro, en muchas de las fincas particulares, lo que no es útil para leñas, forma un montante que acabará en borrones para quemar.

LISTO PARA QUEMAR

Aquí es donde entra el artículo de hoy de recomendaciones de quema de aquellos montones:

  1. Recuerde solicitar la autorización, si quema en fincas agrícolas a menos de 100m del monte o va a emplear herramientas o maquinaria susceptibles de propagar fuego. Si no es su caso, la quemas en montones de residuos vegetales se autorizan de forma general.  
  2. Complete el apagado antes de abandonar la zona. Tenga a mano herramientas o agua para sofocar pequeñas chispas o mantener el margen de los borrones.
  3. No queme en días de fuerte viento, sequía o cuando los índices de riesgo lo prohíban.
  4. Vigile la quema y tome cuantas precauciones sean necesarias. Aléjese de la dirección del humo, mantenga una distancia prudencial a la quema.
  5. Si puede evitarlo, no trabaje solo.
  6. Si por algún motivo, observa inestabilidad o peligro de incendio, llame al 112.

Cuando hablamos de fuego, hay que ser serios. No se puede dejar margen a la improvisación y hay que ser riguroso en los trabajos.

Si no estamos seguros o las dimensiones de quema exceden nuestra capacidad, debemos acudir a profesionales del sector, agentes forestales o las EPRIF, confiar en su experiencia y dejarnos prestar el asesoramiento técnico que facilitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.